"Por el Sonido de la Prudencia, estadio inicial del silencio, nacido de la perfecta discriminación de valores, el aspirante espiritual empieza a escuchar y a reproducir la Voz de la Personalidad Integrada sintetizada en su verdadero Nombre o Sonido Personal."

Del libro Los Misterios del Yoga, capítulo 11.