"¿podemos ser capaces de estar tan atentamente vigilando todo cuanto pasa en nosotros y a nuestro alrededor que, en la intensidad de la observación, el pequeño yo desaparezca y que sea el Alma la que se adueñe de la mente?"

Las exigencias de la Nueva Era, conferencia 1 de diciembre de 1975