“El hombre perfecto vence sin luchar”, una de las máximas, “el hombre perfecto ve el fin desde el principio”, no se inmuta; “el hombre perfecto teniendo la eternidad por delante no desperdicia un sólo segundo”...

El Control de los Vehículos, conferencia 3 de diciembre de 1981.