"Ahora bien, lo que siempre tengo interés en señalar es que cuando estéis escuchando -no un pensamiento mio, sino cualquier cosa-, no hagáis obstrucción mental, seguid con atención aunque aparentemente no comprendáis nada, llegad al final, porque entonces hay una síntesis y te das cuenta que lo has comprendido todo. Aparentemente la mente no capta el sentido, pero si hay atención el corazón está recogiéndolo todo, entonces el corazón le brinda a la mente la posibilidad de saber aquello que ha estado escuchando con el corazón; aquello se llama sabiduría infusa, que ha existido siempre, es la fuerza que hay dentro del corazón la que estimula a la mente para alcanzar las altas cimas del mundo abstracto,..."

 

La Tendencia Esotérica de los Nuevos Tiempos, conferencia 24 de diciembre de 1981.