" La Gran Invocación contiene un poder de tipo cósmico por sus directas relaciones con la Nueva Era de Acuario, de la cual se ha convertido en eficaz y positiva introductora. Utilizarla es poner en vibración ciertas energías 'dormidas' todavía en los éteres planetarios de los distintos niveles y poner en estado de suprema expectación otras fuerzas de origen solar que agitándose en niveles etéricos cósmicos, están prestas a intervenir cada vez que el Principio del Bien, de la Paz y de la Armonía cósmica sea invocado."

Los Misterios del Yoga, capítulo 12