"... hay un reflujo de vida en esto de la unión de las almas que escapa por su propio misterio a nuestro alcance intelectual;  interesa tener paz, porque cuando tengáis paz estaréis unidos a la gran rueda silenciosa de la creación donde existe una paz inmensa.  No pensareis en términos de familia, sino en términos cósmicos, que no es lo mismo, o quizá pensaréis en términos de familia cósmica. La conciencia que tenéis ahora del matrimonio y esas cosas, cuando estéis en el plano astral variará sensiblemente, y cuando tengáis el recuerdo de todas vuestras vidas anteriores veréis que habéis amado y sufrido con mucha gente..."

El Trabajo sobre el Silencio, conferencia en Zaragoza 25 de diciembre de 1987