“...hay muchas formas de luchar contra el yo, y la forma máxima, la más efectiva, es luchar contra el yo sin reacción, adaptándose a las circunstancias de la manera más armoniosa.”
 
Discernimiento y Atención, conferencia 11 de febrero de 1982