“…lo que surge del corazón es un amor desconocido, de ahí que para conocer exactamente el amor del Cristo hay que pasar por la mente indiscriminada completamente, por el vacio creador.”
 
Discernimiento y Atención, conferencia en Barcelona, 11 de Febrero de 1982, página 3.