“…llega un momento de paz inmaculado, de paz profunda, en el cual la mente se pierde, si no se tiene miedo, porque hay que luchar contra el miedo a perderse en la propia inseguridad….”


Discernimiento y Atención, conferencia 11 de febrero de 1982