"Los problemas de la humanidad no se solucionan porque el hombre -el ser humano, repito- está reaccionando constantemente contra ello, contra los problemas y contra las dificultades. El día que deje de luchar el problema desaparecerá, porque el método de resolución del hombre es como aquel que aplica bencina para apagar una hoguera: aumenta el problema con su reacción, con su lucha. Y un problema jamás se soluciona de raíz luchando contra él, sino comprendiéndolo en profundidad.
 
La Serena Expectación ante el problema social. Barcelona, 14 de noviembre 1981