“…solamente con la espada de la justicia se puede liberar el amor que está apegado en el centro de todos los corazones. Y, ¿cuál es la espada de la justicia?, apliquemos profunda atención, serena expectación y correcta adaptabilidad constantemente, y nos daremos cuenta de que realmente hay una obra a realizar en nuestra vida y, además, que participamos muy conscientemente de esas energías que están actuando aquí, y que solamente hay que hacerse asequibles a ellas, ya están, no es una creación nuestra, no es una creación de la humanidad, sino que es el producto de una relación cósmica, de una Fraternidad de Dioses…”
 
Las reglas básicas del Agni Yoga, conferencia en  Madrid 22 de mayo de 1981