"Cuando la mente agota el discernimiento, está tan cansada de discernir, de preguntar y de efectuar ecuaciones mentales, entonces sucede una etapa de silencio, que no ha sido provocado sino por el interés con que nosotros trabajamos a través de la intención; pero, es curioso observar que este silencio es sabiduría."

Las preguntas y respuestas internas, conferencia 29 de octubre de 1984