"Cuando estamos ya siguiendo el ritmo de la atención en niveles superiores, cuando van siendo contestadas todas las sutiles interrogantes de la vida, cuando se ha establecido dentro de la mente un silencio sobrecogedor, una inmensa soledad, y hemos atravesado la tierra ardiente y nos hemos adueñado en cierta manera de los misterios del tiempo, entonces sucede algo extraordinario dentro del Ser, entonces nos damos cuenta de que aquél silencio somos nosotros, y que todo cuanto surja de ese silencio es positivo,..."

Las preguntas y respuestas internas, conferencia 29 de octubre 1984