"Me pregunto si será posible algún día que establezcamos un reino en nuestro corazón, que es realmente la misión del hombre en la Tierra, teniendo en cuenta que cuando hablo de Cristo no hablo de una persona, no hablo de historia, del Cristo histórico; me refiero al Cristo Cósmico que está en el corazón de todos y que no obstante, debe desarrollarse al punto de crear el nexo de unión entre los otros reinos de Dios, lo cual significa que aquí en la Tierra podemos ser realmente cristianos a la vez que creadores y que por lo tanto, podemos crear un nuevo mundo basado en el Amor y en la Compasión, y no en la crueldad y el afán de conquista."

De la conferencia Los Egregores, 1 de enero de 1981