"...cuando existe una intención pura y un pensamiento fuerte y canalizado con dirección a otra persona, o a otra situación, o a otro grupo, llega invariablemente; pero no llegaría si no existiesen los misteriosos agentes del éter, o sea, los devas..."
 
De la conferencia "La creación de centros energéticos", 28 de enero de 1982