La idea de escribir este Tratado Esotérico sobre los Ángeles obedece a una doble motivación, particular una y universal la otra. Particular en el sentido de que siempre me sentí atraído e intrigado por la vida oculta de la Naturaleza, especialmente en lo que hacía particular referencia a las entidades angélicas; Universal, porque soy consciente de que desde hace ya algunos años La Jerarquía Espiritual del Planeta, a través de sus distintos Ashramas, está entrenando a muchos cualificados discípulos en el "difícil arte" -un arte perdido como dirían quizás algunos investigadores esotéricos- de establecer contacto consciente con el mundo angélico a fin de acelerar el proceso de adaptación de la humanidad a las potentísimas energías que procedentes de la Constelación zodiacal de Acuario están penetrando en el aura etérica de nuestro planeta.
Estas revelaciones tendrán carácter eminentemente científico y demostrarán en un no muy lejano futuro que la ENERGÍA, sea cual fuere su actividad, sutilidad y procedencia, posee una identidad característica que la hace adaptable a determinadas funciones planetarias o universales, siendo su esencia única y primordial aquella misteriosa sustancia que llamamos ELECTRICIDAD. Ésta se descompone durante el proceso de la evolución en tres aspectos ígneos fundamentales:

1.- el Fuego de la Naturaleza o Kundalini, que vitaliza todas las formas físicas imaginadas por el Creador y trata cíclicamente de revelar ciertos Arquetipos definidos de perfección,

2.- el Fuego solar o Fuego del Alma, sustancia consciente e individualizada que crea sensibilidad a todos los niveles de vida de la Naturaleza y

3.- el Fuego eléctrico del Espíritu, técnicamente descrito como FOHAT, la sustancia única coexistente con la Vida íntima del Creador y constituyendo el impulso básico de la evolución de nuestro Sistema planetario.

Extracto del Prefacio del Libro “Las Fuerzas Ocultad de la Naturaleza” 1ª Edición Electrónica.

Puede descargar este libro en el área de Descargas